Gavilán (Accipiter nisus)

Clasificación:

Anilla: 7,4 (Hembra)- 7 (Macho)

Phylum: Chordata

Subphylum: Gnathostomata

Superclase: Tetrapoda

Clase: Aves

Superorden: Neognathae

Orden: Falconiformes

Familia: Accipitridae

Subfamilia: Accipitrinae

 

CARACTERISTICAS

Longitud / Envergadura: 28-37 cm / 60-77 cm

Identificación: Rapaz pequeña, con alas cortas y redondeadas, cola larga y un acusado dimorfismo sexual. El macho tiene las partes superiores y el píleo de color gris pizarra, mientras que las inferiores son más claras, con un barrado tranversal fino y con cierto tono rojizo más marcado en las mejillas y los flancos, y con una fina ceja blanca; la hembra es más grande y pesada, presenta un plumaje pardo-grisáceo con las partes inferiores más claras y finamente barradas y con una ceja más marcada. En vuelo se observa un ave pálida, con una cola larga y estrecha y que vuela a baja altura entre los árboles.

DISTRIBUCIÓN

En España: Muy abundante en el norte, mientras que en el sur aparece ligado a áreas montañosas, como Sierra Morena, las serranías de Cádiz y Málaga o los Montes Universales.

En Castilla y León: Cría en todas las provincias, con las mayores densidades en el norte de Zamora, y de forma más escasa en Valladolid.

Desplazamientos y migraciones: Entre septiembre y noviembre llegan a la Península individuos centroeuropeos y nórdicos, que se dirigen a Gibraltar para cruzar al continente vecino. Sin embargo, algunos pasarán el invierno en nuestras latitudes.

El Gavilán se basa en el ataque por sorpresa como técnica de caza. Vuela rápidamente a lo largo de un soto y, de repente, se lanza hacia arriba para caer sobre un confiado grupo de fringílidos, atrapa una víctima y sigue su vuelo. Si la presa escapa, la rapaz raramente intenta otro ataque.

Las principales víctimas del gavilán macho son los pájaros pequeños, pero la hembra, de mayor tamaño, ocasionalmente mata aves tan grandes como una paloma. Los gavilanes también comen pollos de aves de caza; «crimen» por el que han sufrido una persecución a gran escala por los cazadores, hasta que muy recientemente se les dio protección legal.

Es probable que el Gavilán haya padecido también las consecuencias de los pesticidas agrícolas. De cualquier manera, es una de las rapaces cuyo número ha descendido más en España, seguramente debido a la persecución de que ha sido objeto.

El macho caza solo mientras la hembra está incubando, posándose en uno de sus «desplumaderos» con su presa y reclamando a su compañera, para alimentarla, con un ronco y rechinante «qui-qui-qui-qui».


Sus características físicas son alas cortas y redondeadas; cola larga; el macho tiene partes superiores pizarra oscura e inferiores ondeadas de color pardo-rojizo; la hembra, más grande, partes superiores parduscas, inferiores ondeadas de pardo oscuro y lista superciliar blanca.

Su nido es construido de ramas, en árbol, frecuentemente sólo por la hembra, forrado con ramitas delgadas; pone, en

mayo, de 4 a 6 huevos blancos con tinte azul y manchas pardo-rojizas; incubación, de unos 35 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido tras unos 30 días.

HÁBITAT

Habitualmente ocupa zonas forestales, sobre todo robledales, pinares y hayedos. En invierno se les puede ver en zonas agrícolas y dehesas e incluso entrando en zonas urbanas y parques, donde encuentran abundantes presas.

ALIMENTACION

 

Se alimenta principalmente de aves de distintos tamaños: reyezuelos, mirlos, gorriones, mosquiteros, zorzales, etc.; las hembras, que son más voluminosas, comen especies mayores que los machos. Se alimentan de gorriones, estorninos, otros pajarillos, ocasionalmente topillos, ratones y gazapos; insectos.